Experimentan la “alquimia editorial” con Adolfo Castañón en Punto de Encuentro

“Los editores deben tener un tacto humano para tratar al autor que revisan, al que rechazan y al que publican”, fue la principal enseñanza que compartió el escritor y editor Adolfo Castañón con los participantes de la charla “Recorrido por la alquimia editorial”, dentro del programa mensual Punto de Encuentro, iniciativa impulsada por la Fundación Cultural Macay A.C. y que este mes cumple nueve años.

La plática que se realizó en el CEVIDI “La Ruptura” del Museo Fernando García Ponce-Macay inició con una anécdota, con la cual el también poeta y crítico literario explicó cómo su amor por las letras surgió a raíz de que su padre era una persona que leía en gran medida y por ende, el pequeño Adolfo tuvo “que convertirse en un libro para que lo leyera”.

La pasión e iniciativa latentes mientras cursaba sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, le permitieron participar en las publicaciones “Grupo Veinte” y “Cave Canem”; esta última realizada a título personal con reflexiones sobre Pierre Klossowski, Maurice Blanchot y Bárbara Jacobs. Tras esta experiencia comenzó a trabajar paralelamente en el “Suplemento de la Cultura en México” dirigido por Carlos Monsiváis, y en la revista “Plural”, encabezada por Octavio Paz, junto con Tomás Segovia, José de la Colina, Juan García Ponce y Kazuya Sakai.

“Todo debe hacerse con cuidado, un editor debe ser dueño de una dimentsión moral, simpatía y comprensión”, fue otro de los consejos dados por Adolfo Castañón, quien relató que durante quince años leía un libro diario y en ocasiones no dormía, pues a su parecer “un editor que no lee, no existe”.

Su ingreso al Fondo de Cultura Económica fue uno de los apartados más extensos de esta charla, donde dibujó su experiencia editorial, teniendo como referentes a Jaime García Terrés, José Luis Martínez, Alí Chumacero y Octavio Paz. Además de automatizar el catálogo de procesos editoriales para que el FCE tuviera un sistema con el que los directivos supieran exactamente dónde, en qué etapa y cuándo se publicaría una obra. Cabe destacar que Adolfo Castañón fue el traductor de textos de Jean Jacob Rosseau, Louis Panabière y George Steiner.

La charla cerró con la mención de sus últimos libros publicados: “Trópicos de Gutenberg”, conjunto de textos sobre su paso por la industria editorial y, la colección “Las semanas del Jardín”, que trabajó en Editorial Bonilla Artigas. Finalmente el público realizó diversos cuestionamientos sobre la percepción de Castañón sobre diferentes exponentes literarios nacionales, así como el futuro que depara a esta profesión. Al público que participó en la sesión de preguntas y respuestas, el escritor obsequió copias de “Trópicos de Gutenberg”, mismas que dedicó a los afortunados.

Al término, la Directora de la Fundación Cultural Macay A.C., Elba García Villarreal, entregó al escritor y editor un reconocimiento por su participación en "Punto de Encuentro".

Punto de Encuentro se perfila para cumplir una década de existencia y en sus más de noventa ediciones continúa poniendo sobre la mesa los elementos precisos para generar el diálogo entre el público y los creadores de nuevos lenguajes culturales y artísticos.

Etiquetas: 2017, Punto de Encuentro