El arte y sus diversos lenguajes se vivieron en la velada de la Noche Blanca

El contacto directo con el arte y sus diversas formas de manifestación, fue lo que experimentaron los visitantes que acudieron al Museo Fernando García Ponce-Macay durante la realización de una nueva edición de la Noche Blanca, iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Mérida con el objetivo de difundir y fomentar el consumo de los trabajos artísticos de decenas de creadores locales, nacionales e internacionales.

Al salir la luna e iluminar el cielo de la capital yucateca, las puertas del recinto se abrieron para recibir a familias y grupos de amigos que en un primer momento recorrieron las muestras colectivas “Acervos artísticos de la Nación en custodia de la SHCP” y “El placer de la mirada de Juan García Ponce”, así como las individuales, “El anillo del Nibelungo. El anillo de la creación” del pintor catalán Manel Pujol Baladas, y “Cosmografía del espacio multiforme” de Erika Euán, en la Sala ESAY-Macay.

En el escenario del Pasaje Revolución, la fusión de la danza, circo y teatro, fue la manera a través de la cual las compañías Curioso Circo y Observación Múltiple expusieron el espectáculo denominado “En espera…”. Las actrices y bailarinas Ana María Alcocer, Zugey Maas y Carolina Cañas fueron las encargadas de presentar la historia de tres mujeres esperando su turno, tres extrañas que coinciden en una sala de espera y no pueden hacer nada para acelerar las cosas. Solo convivir entre ellas sin enloquecer en el intento.

Posteriormente la compañía de Ballet Independiente Mario Castillo, deleitó los sentidos con la demostración “Noche y eternidad”, resultado del trabajo de potencialización de la danza clásica en sitios como la Ciudad de México, Tijuana y Mérida, a través de la captación de jóvenes talentos que con su desempeño consiguen su formación a nivel profesional.

Con el objetivo de crear un lazo entre el arte y el público, en el jardín del museo se desarrolló un taller de pintura orientado por el personal de servicios educativos, contando con una amplia participación de los visitantes de todas las edades.

Meridanos y visitantes de otras partes del país o el mundo disfrutaron de la Noche Blanca en el Museo Fernando García Ponce-Macay, llevándose una experiencia digna de replicar.

Etiquetas: 2017