Juan García Ponce, una voz de 85 años que continúa vigente

Juan García Ponce, una voz de 85 años que continúa vigente

“El artista tiene que ser libre. Eso es lo admirable de Julia y Carlos. No se paran ante nada. Y eso se ve en sus cuadros. A mí que no me hablen de responsabilidad ni de ninguna de esas tonterías. Vivir y expresarse; crear, eso es lo único que importa…”.

Así se expresa el personaje de Clara en el cuento “Tajimara” de Juan García Ponce (Seix Barral, 1997), relato de su juventud que fue llevado al cine y que en citas como la anterior transparentan al escritor tan próximo a las demás expresiones artísticas, tan cierto de la libertad de la palabra y del poder del pensamiento.

Han pasado 14 años de su fallecimiento pero Juan García Ponce goza siempre de renovada vigencia y vuelve a los titulares, a las noticias, al encuentro literario. Por ejemplo, en el año 2015 se presentó nuevamente en Mérida, y en esta ocasión en el teatro de La Rendija y bajo la dirección de Juan Ramón Góngora, una de sus piezas de dramaturgia más conocidas: “Alrededor de las anémonas”, que junto con “El canto de los grillos” y “La feria distante” integra la trilogía garciaponciana más costumbrista, que retrata la vida de un Yucatán ido pero del cual hay todavía supervivencias más vigentes de lo que imaginamos.

Un año después, en 2016, la agrupación UC Mexicanistas, la Filey, la Uady y el hotel Uxmal Mayaland inauguraron en este centro de hospedaje una habitación temática dedicada al escritor.

Y aunque ya se ha mencionado, es pertinente recordar que en mayo pasado se abrió al público la exposición “El placer de la mirada de Juan García Ponce” que todavía permanece en las salas 11 y 11-bis del Museo Fernando García Ponce-Macay. Desde entonces se subrayó en esta columna la oportunidad que esta muestra representa para los espectadores, quienes a través de la contemplación de dos centenares de piezas entre fotografías, libros, textos, cartas, facsimilares, diplomas y otros documentos pueden acercarse al universo personal del escritor y conocerlo un poco más en los testimonios que de sí brindan los objetos que le pertenecieron.

Asimismo, en el área multimedia los visitantes pueden apreciar productos audiovisuales que los acercan aún más a la vida del escritor yucateco. Desde sus pequeñas participaciones como actor de cine en las cintas “Tajimara” —basada en la obra suya del mismo nombre— y “Un alma pura” —en una de Carlos Fuentes—, hasta una recopilación de testimonios de artistas como Humberto Batis, José de la Colina, Adolfo Castañón, Vicente Rojo y José Luis Cuevas, entre otros, quienes relatan experiencias compartidas con el escritor mexicano. El vídeo central, proyectado en la sala, es un breve viaje al interior de la biografía de García Ponce, desde su nacimiento en 1932 en Mérida hasta su mudanza por motivos familiares a Ciudad de México, su rotunda decisión de dedicarse a las letras, su lucha constante contra la enfermedad que se le diagnosticó en 1966 —a pesar de la cual siguió creando con mayor ahínco que nunca— y su incesante actividad intelectual hasta su fallecimiento el 27 de diciembre de 2003.

El espacio audiovisual está dividido en seis pantallas táctiles acompañadas de audífonos que aíslan al espectador del entorno para concentrarse mejor. Asimismo, un documental sobre la mirada y lo invisible del autor es transmitido en la sala, dirigido por el poeta y ensayista Alfonso D’Aquino, en el que se puede advertir la enorme labor del escritor yucateco como crítico de arte, en un México en donde la crítica era incipiente en muchos aspectos.

Sin duda fue Juan García Ponce, junto con la Generación de la Ruptura, quien revivió la crítica pictórica a través de textos suyos que hoy están a nuestro alcance. Ahora, este mes, como ya se ha divulgado, los días 21 y 22 se celebrará en el Museo Fernando García Ponce-Macay el Primer Coloquio Cevidi 2017 en homenaje al escritor, al cumplirse 85 años de su nacimiento, convocado por el Centro Virtual de Documentación e Investigación La Ruptura. Apenas a tiempo para continuar el ya iniciado trabajo de la preservación de su memoria, emblemática en una generación mexicana de creadores de toda índole que reconocieron desde entonces el valor del escritor nacido en Yucatán quien no solamente fue un autor de ficción, dramaturgia y ensayo sino también un creador de teorías y un líder espiritual de su tiempo en su contexto intelectual y artístico, generador de un legado que hoy nos corresponde preservar.

En este link se puede escuchar a Juan García Ponce leyendo el cuento “Tajimara”: www.youtube.com/ watch?v=jOJ2ea3GGo0.— María Teresa Mézquita Méndez y Beatriz Abigaíl Rosado Marrero (Pasante de L.A.V-Uady)

Fuentes: Diario de Yucatán