La memoria de muchos “Juanes”

La memoria de muchos “Juanes”

La percepción de estar ante la memoria de muchos “Juanes” y no sólo uno, la conciencia reiterada de su diversidad y prolijidad y la esperanza de encontrar nuevos caminos para proseguir con la preservación y difusión de su legado intelectual son solamente algunas de las conclusiones y reflexiones a las que se llegó en el cierre de la segunda de dos jornadas de homenaje al escritor yucateco: Juan García Ponce, en el Primer Coloquio Cevidi 2017, convocado por el Museo Fernando García Ponce-Macay desde el Centro Virtual de Documentación e Información, recientemente creado en el seno del recinto museístico.

En un breve repaso a las actividades celebradas, el jueves se realizó la inauguración del Coloquio con la presencia de autoridades estatales, el presidente y la directora de la Fundación Cultural Macay, Fernando Ponce García y Elba García Villarreal, respectivamente, además del coordinador ejecutivo de la misma institución, Carlos García Ponce, con la presencia de Margarita de Orellana, directora de la revista Artes de México.

La conferencia magistral “Evocación de Juan García Ponce” de Alberto Ruy Sánchez, escritor y director de la revista Artes de México, inició el ciclo de ponencias, en el que abordó detalles sobre la inclusión de la firma y las huellas digitales del escritor y los pintores reunidos en el emblemático libro “Nueve pintores mexicanos”.

Por la tarde, el maestro Enrique Martín Briceño ofreció la mesa panel “El futuro de La Ruptura y su legado documental”, seguido por la mesa panel “El Cevidi y el foro del movimiento de La Ruptura”, que abrió nuevos caminos de diálogo con la participación de los integrantes del centro de investigación maestros Addy Cauich y Ángel Gutiérrez, acompañados del investigador doctor Jorge Cortés Ancona.

Es importante añadir que desde el inicio de las actividades se desarrolló igualmente el taller literario “Intimidad con García Ponce”, coordinado por la maestra Lourdes Cabrera Ruiz, con la asistencia, durante la primera sesión, del maestro José Antonio Lugo y la licenciada María Luisa Herrera.

Ya el viernes por la mañana, el maestro Hernán Lara Zavala impartió una conferencia en la que abordó las confluencias entre Juan García Ponce y Salvador Elizondo. A continuación, se celebró una mesa panel llamada “Cruce de caminos: García Ponce, Elizondo y Arredondo” en el que tomaron parte jóvenes que han desarrollado investigaciones y tesis sobre el homenajeado y los otros dos autores citados. Al mediodía, la maestra Rita Castro Gamboa, directora del Centro Estatal de Bellas Artes, impartió la conferencia “La crítica social en el teatro de Juan García Ponce” y a continuación se presentó la obra “Doce y una, trece” con integrantes del grupo experimental de teatro del Centro Estatal de Bellas Artes, bajo la dirección de la maestra Abril Góngora.

A las 16 horas se celebró una mesa panel para presentar el boletín conmemorativo del Macay, “Voz, imagen e ideas del museo”, que esta vez se dedica de manera íntegra al escritor. La presentación estuvo a cargo de la maestra Svetlana Larrocha, autora de uno de los textos incluidos en el boletín y la autora de la presente columna. El boletín monográfico rinde homenaje al autor de “Autobiografía precoz” a través de una selección de 12 diferentes textos del mismo número de autores, provenientes de diferentes fuentes o bien de las entrevistas que el Cevidi ha desarrollado con personajes allegados a Juan en los últimos dos años.

Esas entrevistas fueron parte vertebral del documental “El placer de la mirada de Juan García Ponce”, pieza culminante de las actividades del segundo día que se estrenó a continuación ante el público en la Sala Cevidi del Macay. El documental, realizado por Raymundo Mina, Ofelia Arias y Darío Caballero, más el guión de Diana May y las entrevistas de Addy Cauich, recorre a través de reflexiones, citas y entrevistas la vida del escritor y brinda no únicamente el perfil de un intelectual y un artista, sino también los fuertes rasgos de identidad de García Ponce el individuo y el ser humano. Las reflexiones más importantes a raíz de estas dos jornadas pueden orientarse, por un lado, a la pertinente celebración de este tipo de actividades que de manera intensiva convocan voluntades y personas en torno a un tema o a un personaje.

Por el impulso a la investigación y a mirar con nuevos ojos lo que a veces se da por sentado, estos encuentros resultan necesarios y oportunos. Por otra parte, el documental estrenado el viernes pasado reveló la gran cantidad de información que todavía está pendiente de registrarse, procesarse y preservarse, de los muchos testimonios que podrían aún recogerse y de la infinidad de posibilidades abiertas para continuar, de manera simbólica, un homenaje permanente al escritor yucateco, quien el 22 de septiembre habría cumplido 85 años y cuya obra, coinciden sus colegas, sus lectores, estudiosos y coetáneos, se encuentra en los primeros lugares de la literatura mexicana.— ”El Macay en la cultura”

Fuentes: Diario de Yucatán