Adolfo Castañón recuerda facetas de Juan García Ponce en MACAY

Adolfo Castañón recuerda facetas de Juan García Ponce en MACAY

Adolfo Castañón, el escritor y editor literario, es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 2003, Premio de Literatura Xavier Villarrutia en 2008 y Premio Nacional de Periodismo “José Pagés Llergo” en 2009. Por su amplia experiencia en el terreno de la industria editorial y las revistas literarias fue invitado a las actividades de Punto de Encuentro en el Museo MACAY y a concluir el taller Intimidad con García Ponce, parte del Homenaje a Juan García Ponce por los 85 años de su nacimiento en el marco del Primer Coloquio Cevidi 2017 en el Museo Macay este 20 de octubre. Horas antes, después de llegar a Mérida, nos concedió una entrevista.

Adolfo Castañón, el adolescente, fue escucha del programa de radio que Juan García Ponce transmitía a través de Radio UNAM. Un poco más tarde, Castañón, el joven, lo conoció como estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras donde el escritor yucateco impartía un seminario de Literatura Moderna Alemana. Tiempo después volvieron a coincidir en la sala de redacción de la revista Plural, donde Castañón fue redactor y García Ponce uno de los colaboradores.

De todo esto dejó cuenta el maestro Adolfo Castañón a través de sus escritos en los que describe a Juan García Ponce como maestro, periodista y escritor. Una de las cosas que guarda son las lecturas preferidas de García Ponce: La construcción, cuento de Franz Kafka; La Portuguesa, del libro Tres Mujeres de Robert Musil y las obras de Thomas Mann.

Al preguntarle si en la actualidad existe una revista como lo fue Plural para su época, denominada como “Pilar de la cultura mexicana” por Elena Poniatowska, contesta. “Cada revista, cada momento tiene su autonomía, su perfil. Sí, Letras Libres es una heredera formal de Vuelta porque está publicada bajo la sociedad anónima de Vuelta pero son géneros distintos”, destaca.

Una de las cosas que compartirá en el taller Intimidad con García Ponce es la faceta de periodista cultural del escritor y sobre la vocación que se necesita para escribir. “Ponce tuvo una parálisis múltiple y para escribir necesitaba todo un protocolo. Para el momento en que lo traté de forma más cercana, él ya no escribía sino que dictaba sus textos” agrega.

Su personalidad cuidadosa, el esfuerzo físico, espiritual, moral y estético hacen del escritor yucateco, explica, una figura imponente. “Su mejor premio son sus lectores, su propia obra, una de las grandes satisfacciones de haber dejado obras que reflejan sus preocupaciones y su mundo, que también es el nuestro. La incandescencia espiritual del diálogo”.

Además de impartir el último día del taller, ofreció la charla Recorrido por la Alquimia Editorial dentro de las actividades del mes de octubre del programa Punto de Encuentro de el museo.

En esta plática el escritor y editor literario platicó acerca del proceso editorial, del cual tiene una vasta experiencia desde 1972 trabajando en revistas como Plural, Vuelta y Gradivia, así como en el Fondo de Cultura Económica durante 28 años.

Fuentes: Arte y cultura en rebeldía, La Jornada Maya, Soma, TelenoticiasMx