Espacio virtual para dar a conocer sitio histórico

Espacio virtual para dar a conocer sitio histórico

Hace dos años, en enero de 2016, el edificio que conocemos como Ateneo Peninsular celebró su primer centenario de existencia.

Construido gracias al impulso del general Salvador Alvarado en el sitio ocupado originalmente por el primitivo Palacio Episcopal, el Ateneo nació destinado a ser un epicentro cultural y un recinto para la concurrencia del arte y la cultura, acorde con las expectativas y visiones transformadoras de las primeras décadas del siglo XX. Aquella inauguración, como hemos recordado en esta misma columna en ocasiones anteriores, fue celebrada con una velada cultural la noche del seis de enero en el Teatro Peón Contreras y una serie de encuentros deportivos realizados por la mañana, igualmente en esos primeros días del año.

A raíz de esa efeméride, la Fundación Cultural Macay, A.C., lanzó un sitio de internet dedicado especialmente a la divulgación de documentos e investigaciones relacionadas con este edificio. Hoy en día, que la tendencia internacional es desarrollar cada vez con mayor apertura los espacios virtuales para la generación y propagación del conocimiento, el sitio ateneopeninsular.com brinda un primer entorno en el que concurren trabajos que abordan desde la antigua edificación (el Palacio Episcopal), sus habitantes y usos, pasando la creación del Ateneo Peninsular en 1916 y los años posteriores, hasta la instalación del Museo Macay en 1994.

De esta manera, el joven investigador Ángel Gutiérrez Romero ha abordado varios aspectos del período colonial del edificio en sus artículos “La fundación del Ateneo Peninsular: un recinto para la cultura y el arte”, “Una crónica de la vida cultural en Mérida a principios del siglo XX: la velada literario-musical del Palacio Episcopal (1904)”, “Amueblando la casa de un obispo: la vida cotidiana en el Palacio Episcopal de Mérida, Yucatán” y “Un recinto del saber: la biblioteca del antiguo Palacio Episcopal de Mérida”.

En el amanecer del nuevo siglo, cobra indudable relevancia el quehacer transformador e innovador del general Salvador Alvarado y su gestión en materia de cultura que, en opinión del autor del artículo, doctor Jorge Cortés Ancona, es poco conocida “a pesar de la gran trascendencia de su obra, como lo fue la fundación del Ateneo Peninsular, en 1915; la creación de la Escuela de Bellas Artes, en 1916; el fomento de las bibliotecas públicas y una amplia labor editorial”.

Por su parte, Gibrán Román Canto es el autor del texto “Cronista viviente de la ciudad” y la autora de estas líneas, del comentario titulado “Ateneo Peninsular, símbolo de la libertad y vanguardia yucateca”.

Igualmente se pueden ver varios vídeos en línea, entre ellos “101 aniversario del Ateneo Peninsular”, “100 años del Gobierno Revolucionario de Salvador Alvarado” y sobre todo “Un edificio lleno de historias ex Ateneo Peninsular” que fue transmitido en “La hora cultural Macay” y en el cual el edificio “habla” en primera persona y cuenta su propia historia. El espacio virtual incluye asimismo con fotografías de la épica, imágenes actuales e ilustraciones que muestran algunas vistas de la evolución del inmueble.

Quizá este nuevo aniversario sea una buena oportunidad para reflexionar en la levedad de las cosas, y la fragilidad de nuestras certidumbres, en el riesgo de que lo que hoy se considera inamovible y eterno mañana irremediablemente desaparezca, y cómo reforzar la conciencia de la preservación, no por sí misma, sino por su misión de estafeta y eslabón entre los sucesivos cambios.— María Teresa Mézquita Méndez para “El Macay en la cultura”

Fuentes: Diario de Yucatán