El Macay reabrirá la sala de Castro Pacheco

El Macay reabrirá la sala de Castro Pacheco

La reinauguración de la sala permanente del maestro Fernando Castro Pacheco en el Museo Fernando García Ponce-Macay permitirá observar no sólo las obras que se exhibían antes del cierre temporal, sino también una colección de grabados muy especial, elaborados en lámina de cobre con color, una técnica poco difundida del artista plástico.

La reapertura del espacio está programada para mañana viernes a las 20 horas, en el marco de la inauguración de las exposiciones trimestrales del Macay.

En la sala se podrán ver varios trabajos que ya formaban parte de la muestra permanente de Castro Pacheco, la nueva exposición temporal y libros sobre la obra del maestro que fueron donados recientemente por la viuda del pintor, señora Blanca Sol Somohano.

Elba García Villarreal, directora de la Fundación Cultural Macay, destaca que la exhibición de los grabados de Fernando Castro Pacheco constituye una oportunidad de acercarse a esta faceta del artista, porque no es fácil de ver y apreciar, ya que no es común que se exhiba este tipo de trabajos hechos por él.

Es un privilegio que el museo pueda exhibirlos, gracias a la generosidad de Francisco Paoli Bolio, propietario de este material, continúa.

La colección lleva por nombre “La prosa de la luz” y surgió en 1986 cuando Castro Pacheco realizó primero 14 dibujos, que luego llegaron a 30; en 2003 hizo una selección de 15 y fue en 2005 cuando terminó este trabajo.

Los grabados fueron elaborados en lámina de cobre con color y se utilizaron dos colores, que se mezclaron para darle matices semejantes a los de sus pinturas.

La temática, apunta, es un himno al amor, no sólo a la entrega recíproca entre hombre y mujer, en la que no hay distinción entre ellos, sino a la esencia del amor.

Resalta el Macay nunca había presentado grabados de Castro Pacheco.

De los 15 grabados se hizo un tiraje que no ha salido a la venta.

Obras

La sala permanente tiene en exhibición “Hanal pixán”, “La torteadora” y “El caminante del Mayab”.

El tríptico “Tres etapas históricas del pueblo yucateco” —otra de las piezas que el museo tiene en comodato desde que se inauguró en 1995— no está expuesto, pues fue enviado a Ciudad de México para someterse a un proceso rutinario de limpieza, pero se espera que en un mes ya lo tengan de vuelta.

Elba García espera que la exposición “La prosa de la luz” motive a otras personas que tienen dibujos u otros trabajos de Castro Pacheco a prestarlas al museo para que puedan ser exhibidas.

La sala permanente del artista se cerró en 2015 cuando se inició la renovación del museo y será reabierta en el marco de la conmemoración del centenario de su natalicio, mañana 26 de enero.

Fuentes: Diario de Yucatán