La piedra lo cautiva

La piedra lo cautiva

Libera es estrés, dice un escultor invitado al Macay

“La piedra contiene una energía que te atrapa y te libera de mucho estrés… es algo que se vuelve adictivo”, dice el escultor Jesús Nonato Barrón, participante en la colectiva “Volumen inminente”, que anteanoche se inauguró junto con las demás Exposiciones de Verano en el Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán.

La colectiva incluye obras de Xicoténcatl Rivera Suárez y el maestro Yoshiyuki Sekigawa, quien falleció el 31 de diciembre pasado.

La muestra en la que se reúnen las piezas de los tres escultores invita al espectador a cambiar la mirada sobre la escultura, pues las obras representan, por principio, la paradoja del artista: la violenta lucha con mazo y cincel para hallar la delicadeza de las formas que nacen de la misma piedra.

“En esta muestra vemos una reflexión de la vida de nuestro entorno, tanto social como biológica”, señala Jesús Nonato. Revela que ya ha trabajado con otros materiales, pero la piedra le da energía y se vuelve adictivo trabajar con ella.

Jesús y Xicoténcatl coinciden en que con sus obras tratan de rescatar un poco los procesos de la escultura cuyos orígenes fueron la piedra. “Tratamos de rescatarlos, pero de una forma contemporánea”, dice Jesús, y admite que la gente suele imaginarse formas clásicas cuando escucha escultura en mármol.

La piedra tiene un encanto especial y es un reto trabajarla. “Muchas veces es la misma piedra la que te va guiando”, indica Xiconténcatl, quien asegura que hay momentos en que tienen que dejar descansar las piezas.

Ambos artistas detallan que esta muestra es, además, un homenaje para el maestro Yoshiyuki Sekigawa, quien ya no pudo llegar porque la muerte le ganó, “pero quisimos traer su obra”, indica Jesús.- Iván Canul Ek

Piezas | Detalles

Jesús Nonato heredó las piezas de Sekigawa que se exhiben en el Macay.

Interesante

Nonato dice que la obra de Sekigawa es interesente y que muchas veces se ha catalogado como erótica, a pesar de que sus piezas son más bien orgánicas con formas de animales, explica.

Señala que el maestro siempre se sintió identificado por la piedra, y por esa razón, cuando llegó a México por primera vez fue a conocer el Chacmol.

Fuentes: Diario de Yucatán, Divertorio