La pintura, como el amor

La pintura, como el amor

Jazzamoart vive de una de sus cuatro pasiones

Javier Vázquez Estupiñán, quien en 1974 adoptó el seudónimo de Jazzamoart (jazz, amor y arte) para firmar sus obras, está seguro de que necesitaría cuatro vidas para dedicarse a sus pasiones: la pintura, la música jazz, el fútbol y el toreo.

Ante la imposibilidad de dedicarse a las cuatro eligió ser pintor, exponiendo en museos y galerías de varias partes del mundo. Forma parte del grupo de artistas que anoche inauguró las Exposiciones de Verano del Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán (Macay).

Jazzamoart presenta “La vida de la pintura”, compuesta por cincuenta piezas, algunas hechas exclusivamente para el Macay. Hay algunos cuadros que lo hacen sentir más o menos contento. “Me hacen sentir que voy acercándome a lo que he buscado toda la vida, pero que seguramente nunca encontraré porque lo bonito del arte es que todos los días es una aventura que se mantiene viva y con ganas de trabajar”, señala el artista, quien pinta desde los 8 años de edad.”Yo pinto desde niño y casi desde los 8 años soy más o menos profesional si toma en cuenta el viejo dicho de que si vives de algo ya eres profesional, yo desde los 8 ya vendía mis cuadros y no precisamente me alcanzaba para vivir, pero ya obtenía un dinero a cambio de mi trabajo”.Con “La vida de la pintura” intenta demostrar que ésta es un ente vivo. “Quiero enfatizar que hoy más que nunca la pintura está viva a pesar de todos los conceptos y todas las ideas”, dice el artista, tras asegurar que en la exposición hay cuadros en los que la abstracción, el color, la pasta y el óleo tienen una expresión natural en la que “la pintura habla como un bodoque de pasta embarrado en la tela, es una especie de grito de la pintura” .

La pintura está viva, reitera, pero “siempre habrá detractores o aparentes innovadores que piensen que descubrieron el hilo negro o no hay nada nuevo bajo el sol”.

“La pintura es como el amor, seguirá siendo el mismo aunque ahora haya amores cibernéticos y todas esas cosas”, dice Jazzamoart.

“Cuando descubro el jazz encuentro ese gran pretexto para pintar, casi siempre escucho música y el 80% es jazz, aunque Julio Cortazar decía que era un poco grosero, pues los músicos no habían compuesto para que pongamos su música mientras hacemos otra cosa. A mí la pintura me nutre mucho y justamente el ritmo o la música son como una especie de traducción”.- Jorge Iván Canul Ek

Jazzamoart | Perfil

“Casi siempre escucho música y el 80% es jazz”, revela el pintor al Diario.

Punto de Encuentro

Jazzamoart participará hoy sábado, a las 8 de la noche, en el programa Punto de Encuentro, en el Expoforo del Macay, donde realizará una improvisación visual mientras Juan García, Aimée Theriot y Juan Sánchez interpretan música en vivo. “A mí la pintura me nutre mucho y justamente el ritmo o la música son como una especie de traducción”, afirma.

Aniversario

“La vida de la pintura” es un autorregalo del pintor, que celebra 60 años de vida “y pues también muestra una madurez o algo más logrado dentro de mi insatisfacción natural del arte”. “Digamos que es como un pastel, es la mejor forma de celebrar, de hacer lo que te gusta con pasión, por ello el título de la exposición”.

Fuentes: Diario de Yucatán, Divertorio