"Congela" una sala de exposiciones

"Congela" una sala de exposiciones

Lizardo Chijona pone "Estática" en movimiento

La búsqueda de similitudes con el paisaje urbano del lugar donde nació llevó a Lizardo Chijona Rivero a montar “Estática”, a partir de la geografía de México y Mérida.

Entonces no es raro que el amarillo predomine en cada una de las piezas y que también haya referencias a los pasos peatonales. De hecho, el color es tan fundamental en la colección que al artista le hubiera gustado que los techos, pisos y paredes del Macay, donde se expone, se pintaran de amarillo.

“Hubiera funcionado mejor”, considera Lizardo, para quien “Estática” es más bien una instalación, “lo que no significa que cada una de las piezas no funcione de manera individual”.

Originario de La Habana, pero radicado en Yucatán desde hace algunos años, Lizardo cuenta que “Estática” es un nombre contradictorio a partir de lo que propone, pues casi toda la obra reside en el movimiento.

Basta acercarse a la muestra para darse cuenta que el expositor está en lo cierto, pues uno puede ver péndulos como si estuvieran “congelados”, escobas que parecen flotar y sillas rotas atravesadas por una vara y que dan la impresión de que ascienden.

En “Estática”, el espectador puede admirar guillotinas que cortan escobas, relojes detenidos y otros objetos que parecen juegos o inventos extraños que proyectan sombras sutiles o muy marcadas en la pared.

Lizardo Chijona, contrariamente a otros artistas que indican que el material es el que los guía a la hora de crear, afirma que él siempre se plantea primero el contenido de todo lo que va a tratar.

“Al final de cuentas, las piezas terminan siendo la decoración del contenido”.

“Estática” se expondrá en el Macay durante tres meses.- Iván Canul Ek

“Estática” | Macay

Lizardo Chijona Rivero presenta “Estática” como parte de las exposiciones trimestrales del recinto.

Punto de vista

El artista opina que el mundo entero del arte ha cambiado y está seguro que su propuesta no es nueva. “Seguramente si entras a internet encuentras algo similar”, dice, para luego añadir que lo que hace es dar su punto de vista y, a partir de allí, generar diferentes lecturas. Señala que la lectura de su obra sería diferente si se hubiera instalado en otro lugar. “Lo único que nos cambia el sentido es el espacio”.

El lugar importa

Lizardo indica que si hubiera puesto cuatro escobas en la plaza la gente las vería en forma diferente. “Pero aquí ya vienen programados a ver cierto tipo de cosas”, en referencia a que el público espera ver una obra de arte cuando visita un museo.

Fuentes: Diario de Yucatán, Divertorio