Lecciones de Gironella

Lecciones de Gironella

Charla sobre su obra en el García Ponce-Macay

El pintor Alberto Gironella es un referente al estudiar la transformación que experimentó el arte mexicano durante la segunda mitad del siglo XX pues claramente forma parte de aquellos artistas que se opusieron a la escuela mexicana de pintura y de alguna manera después se les asignó a todos bajo el nombre de La Ruptura, indicó Esteban García Brosseau, doctor en Historia del arte.

El historiador explicó que la asignación a todos bajo el nombre de La Ruptura fue como si se tratara de un movimiento particular, pero en realidad eran pintores que trataban de expresarse de forma individual.

“Yo creo que Gironella fue muy importante en ese sentido por haber sido de los primeros”.

La Ruptura, indica, es muy importante para el arte mexicano porque cambió por completo en los años cincuenta y sesenta la dinámica que existía anteriormente en el país. Una pintura mucho más lírica, mucho más individual que la de los muralistas que tenían ideales políticos muy claros y una intención didáctica en su forma de pintar además de que estaban protegidos por el estado, explicó.

Esteban García Brosseau ofrecerá la charla “Alberto Gironella: esperpéntico surrealista novohispano”, el jueves 8 de agosto, a las 7 p.m., en el Museo Fernando García Ponce Macay.

La Fundación Cultural Macay, A.C. y el Museo “Fernando García Ponce”, a través de su programa mensual Punto de Encuentro, presentan esta actividad en el marco del XX Aniversario Luctuoso de Alberto Gironella, con entrada gratuita.

En una entrevista, el doctor en Historia del arte, de Ciudad de México, recuerda que Gironella nos enseña a no tener miedo de seguir la propia individualidad y muchos aspectos que tienen que ver con la condición posmoderna actualmente. Por ejemplo, en esta forma que tienen los artistas de retomar las grandes obras maestras y de reinterpretarlas a su manera, es decir, romper un poco con esa idea de la obra maestra, del genio.

Comentó que Gironella es un pintor que se permite ser él mismo, es un tanto aristocrático, no es alguien que en su pintura sea un pintor social como tal pero si por otro lado, por la forma en que marca ciertas pautas es un autor que puede ser contemporáneo, con el que se pueden identificar autores jóvenes.

El historiador destacó que siempre es importante recordar la obra de todos aquellos autores que hayan hecho algo importante, como Gironella.

Hay ciertos autores que se tienden a olvidar, siempre pasa eso, de pronto un pintor en particular suele ser más famoso que otro. Gironella tiene mucha importancia para México. El lazo no solo con España sino también con las vanguardias europeas, como el surrealismo, por ejemplo.

El recordar a ciertos pintores como él nos permite asentar finalmente la obra por venir. El arte nunca es independiente, siempre tiene que ver hacia atrás y yo creo que es importante ver sobretodo en su actitud y en su libertad, dijo entre otros conceptos del pintor mexicano.

Al referirse al título de la charla “Alberto Gironella: esperpéntico surrealista novohispano”, explicó que son tres aspectos de su vida y obra que tienen que ver con las literaturas, las relaciones con los movimientos de vanguardia y también con su relación con México.

Hijo de padre español y madre yucateca, Gironella se consideraba un “barroco”, tan así que los retablos de iglesias son una influencia para la creación de su obra dotada de “teatralidad”, indica el museo “García Ponce”.— Claudia Sierra Medina

De un vistazo

Un referente

Autodenominado como el único Barón de Beltenebros, el artista plástico Alberto Gironella es sin duda un referente al estudiar la transformación que experimentó el arte mexicano durante la segunda mitad del siglo XX, momento que compartió con la Generación de la Ruptura a la cual perteneció, destacando por su arte provocador, creativo e irreverente.

Fuentes: Diario de Yucatán, La Jornada Maya, Punto Medio, Soma