Ahora habrá sábados de Cevidi en La Ruptura

Ahora habrá sábados de Cevidi en La Ruptura

Con al afán de hacerle saber a la ciudadanía que el Centro Virtual de Documentación e Información “La Ruptura”, ubicado en el Macay, también abre los sábados, se realizará un nuevo programa que lleva por nombre “Sábado en el Cevidi”, en el que se proyectarán cortometrajes y se ofrecerán charlas de café con sabores y estilos que recuerden la personalidad del autor homenajeado.

“La proyección de cortometrajes se realizará cada segundo sábado de mes y las charlas de café, quince días después”, detalló Addy Cauich la coordinadora del Cevidi.

La primera proyección será un documental conmemorativo al 50 aniversario de la matanza de Tlatelolco, resultado de la remasterización de ocho horas de material filmado por los estudiantes del Centro Universitarios de Estudios Cinematográficos de la UNAM, y del cual quedaron 2 horas en las que una periodista extranjera narra la experiencia vivida aquel 2 de octubre de 1968.

“El Grito” de Leobardo López Arretche, se presentó el año pasado en un coloquio de cine restaurado y es un trabajo que requirió de dos años para limpiar las imágenes y los sonidos y conmemorar un movimiento estudiantil que ha marcado a México, explico la entrevistada, quien recordó que el evento que es de entrada gratuita, está programado a las 11 horas del sábado 12 de octubre y al finalizar se realizará la correspondiente mesa de análisis.

En el mes de noviembre se presentará “Canto al Maya”, del Guatemalteco Carlos Mérida, uno de los primeros artistas abstractos en México y quien abrió camino a los artistas de la Ruptura, y en diciembre “El Caos y el Orden” de Manuel Felguerez, en la que habla de su relación con Alejandro Jodorovsky y Juan García Ponce.

“El programa por el que se realizarán estas presentaciones fílmicas se llama “Freedonia”, un concepto de José de la Colina, uno de los integrantes del grupo de nuevo cine que precisamente habla de este espacio de libertad para el proceso creativo, y que el cineasta se quite etiquetas para encontrarse a sí mismo como una especie de fuego, detalló.

Por su parte Laura Espejo Torres, la asistente del Cevidi, dijo que se busca en los cafés literarios, un sabor característico que vaya de acuerdo con la personalidad del autor, por lo que en el mes de noviembre, cuando la homenajeada sea Inés Arredondo, con su obra “La Sunamita”, se degustará un café Afoggato, que en la parte superior lleva helado de vainilla y debajo un expreso.

“El Ristreto, que se servirá, es un café que no se puede tomar de golpe, sino que se tiene que desgustar sorbo a sorbo, como la obra de Elizondo”, concluyó.

Fuentes: Novedades Milenio, Punto Medio, Radio Yucatán FM , Tele Yucatán, Telesur Yucatán