Gabriel Marní: de carne y lienzo

El pintor explora la estética de la genitalidad erótica

Hace algunos años, Gabriel Marní exploraba la abstracción, las texturas y el lenguaje de la mancha expresiva. Sin embargo, de un tiempo para acá, la figuración no obvia ni literal ocupa nuevos espacios en sus proyectos y búsquedas, y sobre todo en esta ocasión en la cual la imagen informalista, aún desdibujada, explora la estética del erotismo y la genitalidad, mucho más explícita.

En la exposición de Marní, titulada "Carne humana", el espectador puede entregarse a una indudable antropofagia visual en el despliegue de anatomía de libre trazo, reforzado sin embargo con un entorno protagonizado por la mancha y el tratamiento de la superficie con texturas, manchas, pinceladas rápidas y otros recursos que le son familiares en trabajos precedentes de su experiencia con la abstracción.

Fuentes: Diario de Yucatán, Matrioska Artes Visuales