El rostro de la plástica nacional 1974-2011

El retrato es un proceso de trabajo, aprendizaje, un diálogo, inclusive de silencios, unaconversación de miradas, de intensidades, en la que siempre hay un espacio para la ternura yla vida.Sin duda, Rogelio Cuéllar estaría de acuerdo con esta afirmación de su admirado Karsh: “El corazón y la mente son las verdaderas lentes de la cámara”.El misterio que el retrato parece revelar va del deseo a la mirada a la imagen. Quizás de ahíderive la confesión de Skrebneski sobre que los retratos son las fotografías más íntimas. Perono sólo la intimidad entre el fotógrafo y el retratado; también la intimidad puesta en juego delespectador.

Fuentes: Garuyo