Guiños de Chirico y Magritte

Las vanguardias surrealistas con Álvaro Santiago

Si la quimera original -aquella, la mitológica- vomita llamas y causa espanto con su aspecto amenazante de zoomorfo híbrido con cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón, hoy llamamos con su nombre "una quimera", a todo aquello que la imaginación convoca pero no se materializa, todo lo que llegamos a pensar que es verdadero o posible, o realizable. pero que en realidad es un espejismo en el mundo de las ideas.

Así, vivimos rodeados de quimeras, de monstruos de muchos cuerpos y cabezas que creemos que pueden aparecerse de pronto y a los cuales Álvaro Santiago ha sublimado y luego revestido de color, de humor, de intensidad.

Fuentes: Diario de Yucatán, La Información