Arias Murueta guarda en sus manos sus historias creadoras

Arias Murueta guarda en sus manos sus historias creadoras

Presentó en Mérida la exposición "Una trayectoria de 50 años"

El estilo de Gustavo Arias Murueta ha abarcado las técnicas del dibujo, arte gráfico y pinturas al óleo, obras a través de las cuales se desnuda, reflejando sus estados de ánimo, en especial, la ausencia del ser amado a quien dedica varios cuadros en azul que hoy se exponen en el museo MACAY de Mérida Yucatán.

Antes que partiera rumbo a Mérida a inaugurar esta exposición que incluye 55 obras, el maestro Gustavo Arias Murueta nos invitó a su casa y permitió entrar a su intimidad, algo que muchos artistas guardan celosamente y que hoy hizo una excepción para Q, que entró hasta su estudio y descubrió ese mundo donde el artista construyó para sí mismo y donde pasa la mayor parte de su tiempo.

Mientras nos mostraba sus bocetos, nos llamó la atención sus manos surcadas por el tiempo y en la que sus dedos guardan la sabiduría de los años, que va plasmando en su lienzo a capricho de su imaginación que es parte importante de su obra.

Con paso lento nos conduce el maestro a su estudio, ahí orgulloso nos muestra los bocetos y litografías que serán parte de un nuevo libro y nos revela que está emocionado por el viaje a Mérida donde se presentará una muestra de sus obra en el MACAY donde se exhibirán 55 obras "Arias Murueta: Una trayectoria de 50 años".

Luego bajamos al pequeño comedor que tiene una vista al jardín que luce rozagante y un variado verdor por las lluvias y adentro las paredes son vestidas con algunos de sus cuadros inspirados en los ojos azules de su amada y desaparecida esposa: Lourdes Chávez Correa.

Maestro ¿Nos puede compartir en qué momento descubre la pasión que lo lleva a su arte e inspiración que más tarde se transforma en sus obras?

"¿En qué momento de mi vida?, siento que la actividad de un pintor empieza desde que nace uno, recuerdo que una vez le preguntaron a David Alfaro Siqueiros, que éramos amigos y le dicen ¿maestro la pintura empieza en qué momento?, el responde "el artista nace y se hace', eso es cierto, la vida de un pintor refleja los último 50 años de la vida de hombre, que es mi caso; de niño vivía en Torreón Coahuila, un lugar pequeño, todavía no le daban el título de ciudad y me llamaba la atención todo lo que me tocaba ver, rosar y divertirme, estaba el río Nazas que nunca lleva agua, jugaba con mis hermanas y hermanos en la arena que era delgada por el cauce del río y eso lo tengo grabado de una manera romántica también.

"Con los años uno va recordando cosas de cuando era muy niño o joven detalles muy importantes, porque se menciona, cuando digo que estudiaba en Torreón, me dicen, la región lagunera y les respondo, cuál laguna, nunca vi ninguna laguna, había un hoyo que cuando llovía se juntaba el agua y era la laguna, pero realmente es una zona muy árida y seca, llovía muy de vez en cuando, en una época fue muy importante para el desarrollo del algodón, recuerdo que con la mano jalaba una flor de algodón que son hermosas, casi no se conocen en México y que tiene en su interior los huesos que van hacer las plantas y había cerros enormes de algodón".

Son momentos inolvidable, ¿Quién influye en su arte?

"Recuerdo que un pintor amigo mío me dice 'caminando por el Periférico vez los anuncios espectaculares y cuando uno llega al estudio, está uno lleno de formas, de cosas comerciales, cuando uno llega a casa o estudio, tiene que sacarlas, desnudarte de todo eso, que son rica en diseño, colores y lo juega con eso con lo que traes dentro'".

¿Algún maestro influyó en su arte o fue su mente la que dejó escapar las figuras que conforman su obra?

"Tengo una serie de textos pensando en el misterio del arte, menciono que la actividad artística del hombre empieza desde lo 'garabateos' de un niño. Qué es lo primero que descubre el hombre en la cavernas, eran esos 'garabatos' de un hombre primitivo, que no pensaba, no tenía concepto visuales estéticos como los que hay ahora, de ahí surge precisamente el arte y de la investigación, de esas cavernas surge la ciencia, la religión a través de esos dibujos de bisontes y ahí nace la historia del hombre, de ahí surgen la filosofía, es muy difícil precisar en qué momento me llega la inspiración".

"La inspiración me agarra trabajando, no hay otra, hay que trabajar, por ejemplo esta exposición que se presenta en Yucatán, me dice que si es una retrospectiva y le digo que no lo es en ese sentido, es una muestra que he ido coleccionando que he ido guardando de 50 años de trabajo, eso es todo, porque no tiene una secuencia cronológico, sino saque todo lo que tenía y empezamos a escoger, por el interés visual y armónico de las cosas".

Al ir eligiendo las 55 obras para esta retrospectiva, ¿evocó recuerdos de los momento que las fue concibiendo.

"Claro, muchos, fundamentalmente, quiero compartir contigo y tus lectores, que llego de la ciudad de Torreón a la ciudad de México y 'gua', descubro un mundo que no conocía, lleno de movilidad, de coches de gente, entonces fue un impacto emocional maravilloso, pero en ese proceso como ir a la escuela de esa edad (13), un día descubrir una niña preciosa, que tenía 13 años, me enamoré de ella y me casé con ella a los 16 años, yo tenía 21 años".

"Ahí fue precisamente el inicio de mi vida emocional y lo conservé durante muchos años, desgraciadamente como es la vida, fallece y un día acostado yo en la misma cama, buscaba su cuerpo, pero ya no estaba, entonces sentía la cama vacía, de ahí surge una idea de cuadros que titulé 'La cama vacía', son interesantes para mí, porque todos esos cuadros me recuerdan ese momento y los 50 años que tengo aquí, esos recuerdos vinieron a mi mente al ver de nuevo los cuadro", nos comparte con nostalgia.

¿Los colores y las texturas dependen de su estado de ánimo?

"El color marca mucho el estado de ánimo, sin embargo, me dicen porqué utilizas tanto el negro para pintar y les respondo 'porque no hay otro color más oscuro'; no me gusta lo que es la gama de colores, a pesar de que ahí está viendo tres cuadros en azul, y la razón es porque mi esposa tenía ojos azules, de ahí surge la idea de hacer unos cuadros azules, mi última pintura, es una obra en negro y sigue diciendo y ahí no está la presencia del hombre, simplemente son estados de ánimo, que ya no de alegría, es dramático y por eso me gustan los colores y a veces un detalle como el azul que no puedo olvidar", dice al mismo tiempo que deja escapar un profundo suspiro.

El maestro Arias Murueta, cuenta con una amplia obra de exposiciones individuales, colectivas, premios y distinciones a nivel nacional e internacional. Posee mención honorífica en pintura, en salón de la plástica mexicana y primer premio en dibujo. Es invitado como maestro en el taller de grabado en la Universidad de Guanajuato, Guanajuato.

¿El viajar por el mundo ha influido en sus obras?

"Siempre que tengo oportunidad menciono sobre todo a los jóvenes, que quieren ser pintores, hay que leer mucho, adquirir la idea de lo que es la vida y para eso hay que viajar, conocer la cultura de otros países y especialmente Europa, porque estamos muy ligados; los viajes ilustran, que es una frase muy simple, pero muy sabía y he aprendido muchas cosas, sobre todo en los museos en donde veía cuadros, que verdaderamente me emocionaban, por dramáticos y otros eran muy tranquilos, en Europa me nutrí de las diversas manifestaciones del arte, para mí fue determinante eso".

¿Quiénes son sus amigos?

"José Luis Cuevas, Felgeres, Rufino Tamayo, José Clemente Orozco y otros. Te voy a contar algo, una vez estábamos pintando un lugar para cubrir las láminas en donde estaba el presidente Miguel Alemán en la Universidad que fue muy atacado allá en el 68, empezamos a pintarrajear fue todo una experiencia maravillosa allá en el 1968".
Su arte y usted fue creciendo juntos con grandes hombres, hoy muchos de ellos sus amigos, ¿qué recuerda de ellos?

"Si te cuento conocí a Sebastián, cuando era muy joven, tenía 17 o 18 años, entonces poco a poco empezamos a tratarnos, después a su regreso fuimos a su fundación y ahí nos invitó a exponer y le respondí que se me antojaba hacer una exposición, pero no mía nada más, le sugerí hacerla de varios pintores, porque así sería una confrontación, no de lucha, sino de diversas obras. Le interesó la idea y junto con mi hija Livia hicimos una lista de nombres de mis amigos: Gilberto Aceves Navarro, José Luis Cuevas, Sebastián, Manuel Felgeres, Gustavo Arias Murueta, Roger von Gunten, Luis López Loza, Vicente Rojo y Francisco Toledo, evento que llega a Bellas Artes y esta institución nos reconoce".

En ese momento recordó que su obra ha estado presente en el Museo Nacional de las Artes en México (MUNAL).

"En este hermoso lugar en donde se exhibió la colección del ingeniero Pascual Gutiérrez Roldan se eligieron como 40 cuadros nada más y tenía varios míos y fueron seleccionados y por esa razón estuve presente en el museo, porque en este lugar solo exhibe la obra de todos los grandes que ya murieron y el edificio es maravilloso"

Estudió arquitectura, fue fotógrafo, actor y un artista plástico, dedicado a la pintura al óleo, el grabado y el dibujo ¿Cuándo vio su primera obra ¿le gustó?

"Ni la primera, ni la segunda, ni la número 100 o 500 existen, porque no me gustaba nada y las rompía, no fui un hombre que estudió arte en una academia, cosa que rechazo totalmente, simplemente tuve conceptos de arquitectura que me ayudó cuando menos a manejar la regla y el arte, entonces en mis primeros intentos se reflejaba que yo era dibujante, recuerdo que un día me dijo Cristina Kahlo, la hermana de Frida: me dijo, "Oye hijo, si tanto te gusta la pintura, dedícate a eso" y quién me iba a decir que me dedicaría a esto".

"Primero fui fotógrafo, poeta, daba recitales de poesía en voz alta, trabaje en el teatro, fui actor y una vez en el teatro de Los Insurgentes, me tocó estar en el escenario, pero eran etapas momentáneas, que no tienen ningún valor, porque estamos hablando de recuerdos, pero no, escribí teatro e hice la obra 'La mujer ajena', como base de la formación familiar del hogar cristiana, un absurdo, era una vacilada."

Y agrega "llegó un momento que tuve que tomar la decisión de la pintura y sabía que era para mí, mis primeros bocetos los rompí todos, pero si llegó el momento de decir voy a intentar a dedicarme a la carrera y hacer lo que se requiere para ser un pintor. Me dije tengo que hacer una pruebas de 10 años, si en 10 continúo trabajando en esto, porque es un reto difícil, dije es posible que tome la decisión, a los 2 años me di cuenta que no haría otra cosa más que pintar".

Cómo llega a un homenaje, después de 50 años de carrera ¿hay nervios?

"No es un homenaje, es una trayectoria de 50 años, no me he muerto, no me gusta la fama, el reconocimiento, aunque existe, no lo que busco, lo he encontrado y sigo luchando por eso, por gozar de mi intimida, mi vida, mi soledad y la satisfacciones que me dan mis cuadros, pero eso nunca termina, el arte es como tratar de llegar y alcanzar, el horizonte, eso nunca lo alcanza uno, es un sueño".

Usted comentaba, que este era su último evento en grande ¿Por qué lo ha decidido así?

"En este caso, como todas la exposiciones, me roban un tiempo de mi intimidad, soy muy malo para seleccionar mis obras, porque selecciono lo que más me gusta, pero a la mejor lo que me gusta, no le interesa a la crítica, al espectador, yo tuve una exposición importante en el Museo de la Universidad, lo que anteriormente era el MUCA había 40 cuadros, me invitó un museógrafo.

"Eso pasó con la exposición de Sebastián, nos juntamos un día varios para decir cómo se va a organizar y dicen como el museo es grande, vamos hacer cuadros grandes, les dije está mal el planteamiento, el artista tiene que ser libre siempre, invita al que quiere y que haga lo que quiera, cada quien haga lo que quiera, eso fue el éxito, la libertad".

GUSTAVO ARIAS MURUETA

Nace en Los Ángeles, California, E.U.A. en 1927, es de ascendencia española e inició sus estudios en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, e hizo amistad con el famoso muralista José Clemente Orozco, el cual tuvo mucha influencia sobre él. En los últimos 30 años, el estilo de Arias Murueta ha abarcado las técnicas tanto del dibujo como del arte gráfico y pinturas al oleo. Arias Murueta ha vivido en Europa y en Estados Unidos, ha viajado por el Oriente y otros países; conociendo, estudiando y visitando museos. Para 1974 establece su propio estudio en México. Sus obras han sido expuestas en todo el mundo, así como bien reconocidas.

Fuentes: Revista Q