Los muros de Jorge Patrón

Los muros de Jorge Patrón

"Rebelde pero apacible" la obra de joven pintor

En 2011, la Bienal de Pintura del Sureste “Joaquín Clausell” la ganó un joven pintor yucateco llamado Jorge Patrón Ledoux con un cuadro titulado “Muro rojo”,en el que dejó claro su interés por los motivos urbanos, una suerte de visualidad callejera y una estética de lo popular.

En los dos años recientes, Patrón ha continuado este recorrido y tras otras exposiciones de contenido similar, cierra el 2013 con “Muros rasgados” en las salas 4 y 5 del Macay, colección en la que obvia y subraya esta indagación en la visualidad cotidiana de calles y paredes jamás inmaculadas, siempre plenas de elocuentes contenidos.

Materiales

Patrón emplea cemento, collage y acrílico sobre tela en una técnica mixta que le permite experimentar con citas visuales del lenguaje urbano como el grafitti, el stencil, los anuncios pintados o adheridos, los murales propagandísticos, los avisos de la publicidad y logotipos de marcas, y los personajes de la cultura popular mexicana, desde los famosos enmascarados de la lucha libre hasta el cómico Capulina o la Virgen de Guadalupe.

Todo esto dialoga en sus superficies con espesos drippings, abultados relieves, grafías y elementos sígnicos que adquieren nuevo sentido (estético, contextual) en el territorio abstracto de las superficies de sus lienzos, clásicos ya hoy día, cuando sabemos que la abstracción ha cumplido más de un siglo de vida.

Nuevos rumbos

Y lo que fue abstracción en sus primeros trabajos, ha seguido nuevos rumbos hacia un lenguaje de la pintura informalista (entre figurativa y abstracta) quizá con la principal influencia de los llamados “pintores del grafiti”, (los ochenteros Haring y Basquiat) y la inserción de elementos de clara identidad de la cultura popular contemporánea que no excluye en sus fuentes nutricias ningún tipo de imagen, por pueril que pudiera pensarse que sea su naturaleza: historietas, garabatos, fotografías familiares, envolturas de golosinas y otros despojos de la vida cotidiana que sobre las composiciones del autor se des-significan y reconfiguran en la síntesis que vemos sobre el trabajo expuesto.

Extraña mezcla

Esta suma de pintura y collage y este tránsito de la abstracción a la pintura no tan cómoda es subrayada en el comentario de José Luis Rodríguez de Armas en su hoja de sala, en la que escribe que el trabajo de Patrón brinda “una extraña mezcla entre el buen hacer -pintura pintura- y una temática hostil a ésta” cuyo autor, “sin embargo, apela al buen hacer para bien decir y bien representar lo que hubiese requerido de otro tipo de propuesta y lenguaje”.

Un rasgo particular, añadimos, de la propuesta de Patrón tal vez sea, sin embargo, que si bien estos préstamos del arte popular suelen generalmente asociarse al recurso de la estridencia visual, los colores chillones y subidos y los grandes contrastes, en sus “Muros rasgados” no sólo están las “rasgaduras” sino también un control diferente de la luz y los efectos, ya que parecería que toda esta imaginería posmoderna, popular y urbana de la serie expuesta en el Macay estuviera cubierta por un velo sutil a través del cual las miramos y que además, modera la usual reacción defensiva del espectador. Rebelde pero apacible.

Sobre Jorge PatrónComo ya informamos, fue ganador de la “IX Bienal de Pintura Joaquín Clausell” 2011. Ha expuesto también en la galería Juan Soriano, de Guadalajara, Jalisco y en Mérida en el Centro Cultural José Martí, la Galería In la Kech, el Centro de Artes Visuales (CAV) y la galería de Arte Municipal.

En el Macay permanecerá su exposición “Muros rasgados” hasta finales de presente año 2013.- María Teresa Mézquita Méndez.

Fuentes: Diario de Yucatán