El Museo De Arte Contemporáneo del Estado de Yucatán rinde homenaje permanente al movimiento artístico "La Ruptura"

El Museo De Arte Contemporáneo del Estado de Yucatán rinde homenaje permanente al movimiento artístico "La Ruptura"

El gobierno del estado de Yucatán, por conducto de la Fundación Cultural Macay, hace un homenaje permanente al movimiento de “La Ruptura” y, con la remodelación del Ateneo Peninsular, se designará una sala para presentar la obra de los artistas pioneros de esta corriente artística, con exposiciones que generen investigaciones y análisis, las cuales servirán para crear una base de datos digital que pueda ser consultada por todo el público y además la biblioteca del museo contará con un fondo especializado.

La primera exposición que se realizará en el museo será una colectiva sobre la “Escuela Mexicana de Pintura”, para entablar el antecedente de “La Ruptura”. Posteriormente, se presentarán exhibiciones de todos los integrantes de este movimiento y se programarán conferencias con expertos que permitan al público comprender cómo ha evolucionado esta semilla que se inició en 1950 y cuyos alcances son hoy vigentes en la construcción del arte nacional.

Asimismo, el Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán también llevará el nombre de Fernando García Ponce, uno de los máximos representantes de “La Ruptura” y originario de Yucatán, como un reconocimiento al talento en nuestro estado y a la vigencia que su obra ha logrado a través del tiempo, con un lenguaje universal y una técnica que hoy en día sigue siendo objeto de estudio.

Fernando García Ponce nació en Mérida, Yucatán, el 25 de agosto de 1933. De 1952 a 1955 estudió Arquitectura en la UNAM; paralelamente acudió al taller del pintor valenciano Enrique Climent. Su primera exposición individual fue en la Galería de Arte Mexicano, dirigida por Inés Amor (1959), posteriormente participó en la Colectiva de Pintura Contemporánea de México y América del Sur; en la II y IV Bienal de Jóvenes de París (1961 y 1965); Arte Actual de América y España, realizada en Madrid (1963); el Salón ESSO del Museo de Arte Moderno de México (1965), donde obtuvo el Primer Lugar; Confrontación 66 en el Palacio de Bellas Artes (1966); además de exhibiciones en Canadá, Colombia, Cuba, Estados Unidos, Francia y Nueva Delhi, entre otras.

A los 54 años de edad y considerado uno de los artistas más importantes de la plástica nacional, García Ponce fallece en su taller (11 de julio de 1987) de un infarto al miocardio.

Dore Ashton, reconocida crítica de arte moderno y contemporáneo, señaló que, “desde los inicios de los años setenta, hasta su muerte en 1987, García Ponce persiguió su idiosincrasia, nunca dejando a un lado sus raíces del sur de México, dejando en su pintura los trazos de su memoria que jamás borraría”. La pasión que emana de su obra, comenta la también escritora, ha inspirado a otros pintores y deja huella en la historia de la pintura moderna mexicana.

De forma póstuma, se han realizado exposiciones retrospectivas de Fernando García Ponce en el Palacio de Bellas Artes, el Museo de Arte Moderno de Moscú, el Museo del Libro de Lavbra (Ucrania), el Museo de Arte Moderno de México y el Instituto Cultural Hospicio Cabañas, Guadalajara, México.

Fuentes: Artículo 7, Diario de Yucatán, Infolliteras, La Verdad, Punto Medio, Sistema Rasa