Jorge Yázpik pugna por más plazas para exhibición del arte escultórico

Jorge Yázpik pugna por más plazas para exhibición del arte escultórico

Inaugura exposición esta noche en el Museo Diego Rivera Anahuacalli

Artista cuyo gusto por la materialidad se expresa en el manejo y descubrimiento de la diversidad y riqueza de soportes, Jorge Yázpik (1955), pugnó hoy aquí por una mayor apertura de plazas públicas para la exhibición del arte escultórico.

Entrevistado a propósito de la exposición que inaugurará esta noche en el Museo Diego Rivera Anahuacalli, lamentó que siendo México un país de plazas, no exista "la cultura" para generarlas.

Un total de 26 obras, tanto en la explanada del recinto como en su interior, conforman la muestra de este artista para quien exponer en este espacio resulta un verdadero privilegio.

"El espacio del Anahuacalli es un privilegio, pues la última plaza se hizo hace 50 años y fue en la UNAM y desde entonces no se han vuelto a poner plazas, las rechazamos, cuando este es un país de plazas", dijo Yázpik.

Es en la explanada del museo donde la obra de Jorge Yázpik galopa sin cesar, con la exhibición de las monumentales esculturas que rebasan los más de tres metros de altura, elaboradas con piedra volcánica y que hacen un buen diálogo con dicho espacio.

"Es gozar de ello, es decir, poder poner piezas afuera (exterior), que sea solar, luego adentro donde todo es oscuro y genere corredores, etcétera, es divertido, como un placer ponerlas y manejarlas", indicó.

El artista recordó que hace como 10 años colocó varias piezas por dentro y fuera de la UNAM e hizo lo mismo en el Museo Nacional de Antropología, en donde en algunas de las salas ubicó parte de su obra. "Fue muy cachondo el hecho de estar ahí", señaló.

"Cada vez son pocos los espacios que se prestan para la exhibición de este arte, este juego y diálogo. Son pocos (los espacios) pero los hay y se requiere generarlos.

"Puede ser en seco, entre árboles, en Chapultepec, en miles de cosas, hay la apertura pero no existe la cultura real de generar esto", comentó.

Por primera vez, Yázpik presenta su obra en este recinto con el apoyo del Museo Fernando García Ponce-Macay y en donde exhibe piezas elaboradas en obsidiana, jade, hoja de oro, plata, piedra volcánica, madera y un monumental tapete elaborado en estireno y que representa al Lago de Texcoco.

"El tema o pretexto es el lugar mismo, el entorno es el que manda y me permite poner las piezas que creo pueden funcionar en el sitio, está el espíritu del lugar que te dice cosas y hay que responder a ello.

"También (responde) el pretexto de poner aquí el Lago de Texcoco que es una maqueta que se expande por el primer piso del recinto. La maqueta es una respuesta a como nos hemos desarrollado en esta manera de ver el lago, lo pétreo y la ciudad y ese tipo de cosas", señaló.

Y es que para el artista, "el espacio posee mucha presencia, impresionante y cada cosa es difícil o fácil, según se vaya viendo, pues siento que las cosas fluyen cuando se acomodan y si de algún modo se han ido acomodando a través del tiempo, se han quitado y puesto piezas pensando cuál puede funcionar hasta el momento que aparece otra cosa que puede funcionar y uno se avienta".

El artista explicó que la maqueta, que en realidad se trata de una gran instalación, fue realizada ex profeso para el Anahuacalli.

A la pieza la acompañan un par de pendones sobre el mismo tema, "es una obra que estaba terminando y que se metió aquí como una pieza de agua y que existe una pequeña (pieza) con agua y automáticamente eso entró directamente en el lugar", apuntó.

"El diálogo de mi obra con el espacio consiste en el inframundo que podría ser el primer nivel en donde se encuentra lo pétreo, la roca volcánica y la obsidiana. En el segundo nivel, el agua, hojas de plata y oro y la sugerencia del lago que tiene que ver con ello. Mientras que en el tercero, existe madera que es como si fuera palafito de abajo hacia arriba en la misma construcción", explicó.

En esta exhibición, la obra del creador es táctil, por lo que el visitante puede disfrutar la experiencia.

"Mi obra es táctil, no es que lo haya decidido, es algo que me viene desde mucho tiempo y parte de la experiencia es tocar; no sé si el arte debe de tener alguna función y no me quiero meter a ideologías, sino que para sentir un cuerpo se vale tocar", concluyó.

La exposición de Jorge Yázpik estará presente hasta el próximo 30 de agosto en el recinto situado en la calle de Museo en Coyoacán, al sur de esta capital.
 

Fuentes: El Universal, Notimex