Chúunpajal, una estrategia para crear público interesado en el arte y la cultura

Por años ha existido un debate sobre si el público cultural se debe encontrar o se debe formar. En nuestro caso, creemos que la respuesta se puede encontrar en la unión de ambas ideas: existen personas a las que el consumo de cultura puede interesarle pero nos hace falta encontrarlo, pero también se puede crear un público. Eso sí, encontrar al público adecuado que pudiera estar interesado en el consumo de un cierto producto cultural, o de cultura en general, es una actividad menos compleja que formar a una audiencia interesada en el consumo de distintos productos y disciplinas artísticas.

Para crear un público que apoye y se interese por el qué hacer cultural, se necesita trabajar con ellos en actividades variadas que busquen la sensibilización y el acercamiento a obras con los que probablemente nunca se había estado en contacto. Es por eso, que la infancia es la etapa ideal para crear un público que no solo guste del arte y la cultura, sino que haya estado inmerso en ella desde temprana edad y que por lo tanto se acerque al arte sin miedo e incluso, se convierta en productor un artístico y cultural.

En este aspecto, la creación de programas, talleres y espacios artísticos pensados y preparados para los niños, se han convertido en una herramienta elemental en las estrategias de generación de audiencias, incluso en grandes y prestigiosas instituciones culturales como el MOMA y el ejemplo de su programa especializados en niños y familias . En el caso de Yucatán, es el MACAY una de las instituciones que se encuentra comprometida con la adaptación de las tendencias en generación de audiencias y en la democratización de la cultura. Es así como el Museo Fernando García Ponce creó el taller itinerante de arte Chúunpajal, una escuela móvil que tiene el objetivo de llegar a todas las comunidades de Yucatán llevando arte y letras a los niños de los diferentes municipios del estado. El programa comenzó con el nombre de El MACAY va a las comunidades hasta convertirse actualmente en Chúunpajal.

Chúunpajal es un programa que no se conforma solo con visitar y acercar a los niños al arte una sola vez, sino que ha sido creado para visitar periódicamente a las distintas comunidades del estado, dando un seguimiento de la participación de los niños a través de cuadernillos. De esta manera, el programa de MACAY se ha echado a cuestas la difícil tarea de formar públicos a futuro, al mismo tiempo que contribuye a hacer válido el derecho de todos los habitantes de tener acceso a la cultura y el arte. Esta titánica tarea ha sido tomada en cuenta por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y Editorial Planeta, quienes han extendido su apoyo al programa y han otorgado un centro de consulta e investigación en línea conocido como Gran Enciclopedia Hispánica en Red. Dicha Enciclopedia será aprovechada mediante los 7 Espacios Culturales que la Fundación MACAY A.C., a través de Chúunpajal, ha inaugurado en distintos municipios del Estado.

Actualmente, Tizimín es la primera ciudad beneficiada con la integración de esta herramienta a su Espacio Cultural, pero se espera que en fechas siguientes, el programa Chúunpajal y MACAY se encarguen de llevar esta plataforma al resto de los Espacios. La Gran Enciclopedia Hispánica en Red cuenta con 20,000 elementos multimedia entre los que se encuentran vídeos, audios y animaciones.

Aunque la Enciclopedia es una excelente herramienta para acercar a las nuevas generaciones a conocimientos variados, será necesario hacer un seguimiento del uso que maestros y alumnos le darán a dicha plataforma. Hasta ahora, Chúunpajal está cumpliendo con acercar a los niños al mundo artístico y cultural; la siguiente tarea, teniendo en cuenta la gran donación que se ha hecho al programa, es encontrar nuevas estrategias que puedan integrar, o complementar, de manera inteligente el uso de la Enciclopedia en las actividades desarrolladas por el programa.

El trabajo de crear públicos es un esfuerzo constante, que debe contemplar la creación de herramientas eficaces que midan los resultados de los programas y estrategias realizadas para poder analizar qué funciona y se mantiene o qué puede ser cambiado para mejorar. Aunque actualmente solo se cuenta con la estadística de 334,137 niños atendidos por Chúunpajal en 105 municipios del estado es interesante conocer que Yucatán intenta integrarse a las nuevas tendencias que buscan fortalecer y diversificar la oferta cultural en el estado y que se interesan en cambiar las precarias estadísticas alcanzadas en los estudios de hábitos y consumo cultural.

Aunque la frase “el futuro está en nuestros niños” se ha convertido en algo trillado y algo utópico, ésta nunca ha dejado de ser una idea verdadera. Hoy más que nunca, el futuro está en las nuevas generaciones; es importante generar en nuestros niños la sed de conocimiento para la mejora de, prácticamente, todos lo relacionado con la vida y condición humana actual, incluyendo el consumo de productos culturales.

Fuentes: Chinan-pass