Analizan el legado de Castro Pacheco

Analizan el legado de Castro Pacheco

“Este auto es tan bueno que para qué lo voy a cambiar. Esto es como el arte, lo bueno siempre perdura”, dijo el maestro Fernando Castro Pacheco al referirse a su Ford Fairmont de color blanco y pintura original.

En su vida privada, Castro Pacheco no parecía ser una persona caprichosa, señaló el diseñador editorial Miguel Ángel Martínez de la Fuente sobre la vida del artista, durante su participación en la conversación “Legado y permanencia de tres pintores yucatecos: Fernando Castro Pacheco”, que se realizó ayer en el Museo Fernando García Ponce-Macay.

De acuerdo con Martínez de la Fuente, el pintor se adaptaba a las circunstancias y problemática de la vida diaria, a la comida, a las rutinas de la casa. “Lo que sí, era demasiado escrupuloso con la limpieza y se mantenía alejado de cualquier posible virus que pudiese detectar”, según le contaron.

Las diligencias —como compras y pago en bancos— estaban programados para sólo un día de la semana.

“Era fascinante encontrárselo en un alto por la ciudad en su Ford Fairmont blanco flamante”, reveló el diseñador editorial.

Centenario


El evento, en el que también participaron Juan Coronel Rivera y Jorge Cortés Ancona, fue organizado por la Fundación Cultural Macay y el Museo Fernando García Ponce-Macay.

En la actividad se expusieron diversos aspectos de la vida de Castro Pacheco en el marco del centenario de natalicio del creador.

Entre los asistentes se encontraban Blanca Sol Somohano viuda de Castro Pacheco, familiares del artista y admiradores de su obra.

Martínez de la Fuente se refirió a diversos aspectos de la vida íntima del artista, desconocida por muchos, con los que mantuvo la atención de la concurrencia. “Su vocación fue siempre muy clara: trabajar por y para el arte. De su padre Eduviges Castro, ebanista, carpintero, seguramente aprendió lo que es hacer oficio”.

“La producción del maestro hubiera sino imposible sin apoyo de doña Blanca”.

Juan Coronel Rivera, ensayista, crítico, historiador del arte y curador, consideró que el trabajo de Castro Pacheco no se ha sabido difundir suficientemente. “Su última etapa es la más conocida”, recordó.

“Como otros artistas”, abundó, “tiene muchas etapas y se tendría que hacer más para entender la riqueza de todas”, expuso.

Ambiente político

Jorge Cortés Ancona, jefe de Fomento Literario y Promoción Editorial de la Secretaría de la Cultura y las Artes de Yucatán, abordó más aspectos del pintor, entre ellos el ambiente político y social que le tocó vivir.

Al concluir la charla se realizó un recorrido por la sala permanente de trabajos de Fernando Castro Pacheco del Macay, donde hay, además de pinturas, libros que hablan sobre la obra del artista, algunos de ellos donados por Blanca Sol Somohano.— Claudia Sierra Medina

Homenaje a pintores


Elba García Villarreal, directora de la Fundación Cultural Macay, destacó que este año es muy especial para la cultura y el arte locales porque se celebrarán tres fechas importantes: el centenario del natalicio de Fernando Castro Pacheco, el 85o. aniversario de nacimiento de Fernando García Ponce y los 80 años de Gabriel Ramírez Aznar, tres pilares de la historia de la pintura en Yucatán que trascienden con su obra.

Fuentes: 20 Minutos, AM de Querétaro, Diario de Yucatán, El Diario NTR, Infórmate.com.mx, La Jornada Maya, Notimex